Los sueños, para que puedan comenzar a realizarse deben ponerse en palabras, darse a conocer.

viernes, 5 de agosto de 2011

Yo no soy tonta

Artículo escrito por Kaguya Hime

 Veréis. Acabo de leer un artículo del Journal of Family Planning and Reproductive Health Care http://jfprhc.bmj.com/content/37/3/179.extract, en el que una señora doctora, la psicóloga Susan Quilliam, analiza el impacto de la ficción romántica en la salud sexual de la mujer.

Sus conclusiones son clásicas, o sea: insultantes. Ya sabéis, queridas amigas, las novelas románticas inducen a las prácticas sexuales peligrosas, a los embarazos no deseados, a la inmadurez afectiva, a las expectativas irreales y a vagar de pareja en pareja en pos de un ideal, el príncipe, el hombre perfecto, esa utopía, esa quimera, ese engañabobos en el que nosotras creemos porque somos eso, bobas.

En fin, yo no quiero decir nada, pero la próxima vez que compréis una novela romántica ir derechitas a la farmacia a por una caja o seis de condones porque, según la Quilliam, leer novelas románticas y practicar sexo irresponsable es todo uno.

Fíjaos si la cosa es peligrosa que según la doctora: “en una encuesta reciente, sólo el 11.5% de las novelas románticas estudiadas mencionaron el uso del condón, y en este escenario, la heroína, generalmente, rehusaba la idea (de usarlo) porque ella no quería ‘barreras’ entre ella y el héroe”.

Qué decir amigas que no hayamos dicho ya. El estudio tiene toda la pinta de que se lo han despachado con ocho novelas encontradas en Atapuerca, así que las conclusiones no podían ser otras. Aparte de que a los que han hecho la encuesta les debe faltar una siesta, o veinte más bien, porque sinceramente: ¿alguien en su sano juicio perdería su tiempo en estudiar las veces que se alude al uso del condón en las novelas de Paul Auster? ¿O en las novelas policiacas?

Y mejor aún: ¿Por qué no hay un doctor Quilliam o doctor Endrinales que se dedique un ratillo por las tardes, entre que lleva al niño al kárate y lo recoge, a estudiar el impacto de la ficción “negra” o la ficción del Oeste en la salud sexual del hombre? ¿O en su salud emocional? ¿O en su voto? ¿O en su civismo? ¿O en su gusto para elegir corbatas?

Pido un estudio sobre impacto de la novela negra en su población lectora, ¿reciclan su basura? ¿se cuelan en los transportes públicos? ¿roban en los supermercados?

Sí, porque tanto leer sobre crímenes y movidas raras que te cierran los chakras debe inducir a mogollón de cosas chungas.

Así que necesitamos un estudio ya, pero ya mismo, sobre si el lector de novela negra desea día sí y día también cargarse a su jefe o a su suegra o a su amante. ¿Y de cuántas formas? ¿A tiros o que parezca un accidente?

Mientras esperamos la llegada de algún estudio insultante como los que tenemos que padecer nosotras, sufridas lectoras de novelas románticas, debo añadir que no está todo perdido.

La bocachancla de la doctora Quilliam después de ponernos pringando tiene a bien recordarnos en su artículo que el 75,5% de lectoras románticas entrevistadas en una encuesta sobre el tema consideraban que la ficción romántica les había animado a tener más sexo y más aventuras experimentales... (El estudio es éste: Anderton GE. Excitement, adventure, indifference: romance readers' perceptions of how romance reading impacts their sex lives. EdD thesis, Center for Education, Widener University, Chester, Pennsylvania, PA, USA, 2009).

Pues mira qué bien, eso que tenemos; nos tragamos todo lo que nos cuentan pero tenemos una vida sexual de lo más alegre. Ah, y esperad que aún hay más, también hay estudios que demuestran que existe una correlación entre elevados niveles de lectura de novelas románticas y relaciones monógamas felices (éste en concreto: Wu HH. Gender, romance novels and plastic sexuality in the United States: a focus on female college students (Report). J Int Womens Stud 2006;8:125–134).

O sea, lo que ya sabíamos: que no tenemos ni un pelo de tontas.

Publicado por Autoras en la Sombra el Martes, 19 de Julio del 2011

3 comentarios:

Vanesa dijo...

ME GUSTO TU ARTICULO.

YO LEO NOVELAS ROMANTICAS HACE TIEMPO,PRIMERO LEI LAS HISTORICAS Y AHORA ESTOY CON LAS DE HARLEQUIN.
HASTA TENGO UN BLOG DE NOVELAS.

Y SIN EMBARGO...NO SOY NADA ROMANTICA. ES MAS,SOY MUY PRACTICA PARA TODO INCLUSO PARA EL AMOR.

ASI QUE ESO DE "SEGUN LO QUE ERES SEGUN ERES" CONMIGO NO VA.

Vanesa dijo...

Perdon quise decir "SEGUN LO QUE LEES SEGUN ERES"

Anónimo dijo...

La verdad es q leo novelas románticas y si hago el amor con mi muy feliz esposo q siempre pregunta muy entusiasmado qué estas leyendo? Jajaja. Además tengo 2 hijos y el de 6 ya lee 142 palabras por minuto. Será porque leo mucho. Habría q preguntarle a la doctora.

Aviso

Los libros y textos publicados en este blog son sin ánimo de lucro. El único fin es difundir y alentar a la lectura. Los enlaces para descarga han sido extraídos de sitios públicos de internet o donados por otros blogs. Se desconoce si los mismos tienen cedidos los derechos de autor para almacenamiento y descarga. Queda fuera de la responsabilidad del blog el uso que se le dé al material fuera del sitio. Si alguna editorial, autor, entidad, etc, tiene algún inconveniente con los textos publicados en este blog no tienen más que hacerme llegar su solicitud y prontamente tomaré medidas para solucionar el inconveniente.