Los sueños, para que puedan comenzar a realizarse deben ponerse en palabras, darse a conocer.

lunes, 15 de febrero de 2016

¡¡Quiero ser una heroína!!

Yo quiero ser como las heroínas de los libros, y no os lo toméis a broma que me lo he propuesto firmemente, oye.

Quiero estar siempre tan hermosa que vaya enamorando a mi paso, con esa melena ondeando al viento, brillante y lisa sin necesidad de pasar por la pelu y dejarme un ojo, y con ese no se qué que qué sé yo, que los vuelve a todos locos.
Y quiero ser como ellas, valiente y decidida, sí, pero en el fondo inocente y candorosa como las magnolias en verano. 

Porque cuando el galán malvado trata de enamorarla, tú ya sabes que la va a engañar y le va a hacer daño, pero ella no, ella se lo creen y confían, pobre, y cuando la engaña y le roba la honra, el dinero y casi hasta el flequillo, tú te pasas el resto de la novela diciéndole: ves, si es que te lo dije hija mía, que te la daba con queso, pero como tú no me haces caso...

Y también quiero tener esa mirada dulce, deslumbrante y embelesadora, con la que parece que no ha roto un plato cuando, a lo mejor, te has cargado la vajilla entera y parte de la cristalería.

¿Que por qué quiero ser como ellas?

Pues porque ellas siempre están perfectas, ellas no saben lo que es la celulitis, ni las estrías post parto, ellas tienen esos cuerpos cincelados por la divinidad en los que ni se mueve, ni se descuelga nada, siempre ahí todo bien puesto así pasen mil años. Y tú te dices, ¿será cosa de la biología y la genética? Y entonces maldices a Mendel y todos sus puñeteros guisantes juntos por no haberte dado esa genética tan perfecta.

Porque los problemas de ellas siempre se solucionan al final de la novela, y te la pasas entera sufriendo por ella pensando ¿pero y esto como narices lo van a arreglar? Pues se arregla al final, y si no se arregla te pillas un mosqueo de dos pares de narices, y te pasas dos días mirando el libro con mala leche, como si pudiese abrirse de nuevo ofreciéndote un final distinto. Pero a tus problemas, a esos, sabes que como no les metas mano tú no va a venir nadie a arreglártelos.

Y por eso yo me he propuesto ser como las heroínas de los libros y voy a empezar desde ya.

¿Algún consejo? Jejeje.

*Artículo realizado por María José Tirado 


PD: ¿Tu también quieres ser una heroína? Cuéntanos como serias y por qué.


Si estas interesada en adentrarte más en el mundo del romance no dudes de investigar en nuestras Sweettecas.Disfruta de la lectura y no dejes de comprar tu autora favorita. 

2 comentarios:

ROSAEZQUERRO dijo...

Me encanta leer, pero no soy buena escribiendo y encima, despues de un articulo tan bueno y bonito, me siento incapaz de poner dos letras seguidas, pero el articulo me ha encantado

Dunia Toledo dijo...

Precioso el artículo. Sobre las heroínas, nunca sé si envidiarlas o compadecerlas. Aunque la idea de no tener que resolver mis problemas tiene posibilidades...

Aviso

Los libros y textos publicados en este blog son sin ánimo de lucro. El único fin es difundir y alentar a la lectura. Los enlaces para descarga han sido extraídos de sitios públicos de internet o donados por otros blogs. Se desconoce si los mismos tienen cedidos los derechos de autor para almacenamiento y descarga. Queda fuera de la responsabilidad del blog el uso que se le dé al material fuera del sitio. Si alguna editorial, autor, entidad, etc, tiene algún inconveniente con los textos publicados en este blog no tienen más que hacerme llegar su solicitud y prontamente tomaré medidas para solucionar el inconveniente.